martes, 7 de abril de 2009

True love, according to Mr Yorke

Lo admito: RH a veces me pone triste. Hoy Mr Yorke me canta "True love waits" -en un replay enfermizo- y tengo ganas de llorar. Los motivos no están claros, la letra es bastante críptica, a mi entender, y no creo que alguien se anime a darle un significado demasiado nítido o literal.



Así es que la sensación de tristeza no necesariamente está justificada en la lírica. Entiendo que la música no es demasiado esperanzadora, pero eso qué importa.
Hay algo detrás, can't put my finger in it. La alusión a áticos encantados, lollipops and crisps, quizás conlleva alguna idea fantasiosa de infancia (digo: no real ni autobiográfica, sino imaginaria), alguno de esos pasados no vividos de los que a veces siento nostalgia. Sí, eso debe ser. Nostalgia de lo que no fui y ya nunca podré ser. Mi mente tergiversando, otra vez.

And true love waits
In haunted attics
And true love lives
On lollipops and crisps

Just don't leave
Don't leave

Just don't leave
Don't leave

4 comentarios:

Solveig A. dijo...

Como corolario triste de esta historia, ayer soné con Mr Yorke. Estábamos flotando a la deriva en el mar abierto, agarrados de una especie de gomón, Jonny también estaba ahí. La sensación era de aventura, una especie de excursión para ver quién sabe qué cosa. Ellos estaban divertidos y yo trataba de seguirles la corriente, aunque sabía que esto no iba a terminar bien. Es decir, tenía la total certeza en mi conciencia de que no había rescate posible. Pero no dije nada. Ahora que lo recuerdo seguramente lo estoy "poetizando" un poco, pero la esencia está ahí. My life is almost finished, auguraba TY.

Federico dijo...

Tom Y está contradictorio en ese sueño! Por un lado ellos estaban pasandola muy bien, divertidos...lo que sería muy raro para alguien que piensa que la vida está casi terminada. Estaba navegando rumbo a andá a saber que, y poniéndose contento por eso? Sólo tiene sentido si viaja a su propia muerte...o si en realidad no pensara "My life is almost finished", y realmente se estuviera divirtiendo!

Solveig A. dijo...

Es que esa dicotomía es la esencia de TY y de Radiohead en general, me parece! Saber que tu vida está casi por terminar pero sentirte bien al respecto: eso es ser un tristón sin remedio! jajaja

We're on a road to nowhere, ha, ha, whoo (Talking heads - me acordé de Reality bites)

- Undone. dijo...

No sabes cuánto me emociona esa canción cada vez que la escucho. Es demasiado, Thom Yorke es un genio, siempre lo diré.

Aunque yo la interpreto de una manera quizás un poco surrealista, y es que según su letra, me da a entender que el amor de la infancia es bastante fuerte, y que por eso reside en lollipops y patatas fritas. Aunque visto lo visto, también puede tratarse de enamorarse como un niño, con esa ilusión y viviendo un cuento de hadas. En fin, cualquier sabe interpretar las canciones de Yorke, son bastante extrañas.


Seguiré tu blog, es genial.

Saludos :)