lunes, 13 de abril de 2009

Semana Santa

Quisiera recobrarme: una sensación viva y decidida me libertaría.


Así es. Quisiera recuperarme. De veras lo intento: voy a la iglesia, busco en mi interior, llamo a esa divinidad que antes tenía un nombre, me concentro, lo intento, lo intento, me dejo llevar por la vivencia de espiritualidad que me rodea, quiero que me arrastre, quiero que tome forma, contorno e imagen. Lo cierto es que no encuentro nada. Recurro a la voluntad y me digo que quiero que ese vacío sea llenado con este nombre, con esta religión. Espero. Sólo obtengo una conmoción difusa y muchas lágrimas. La motivación persiste, la voluntad no descansa.


Espacio de psicoanálisis: temo que mi búsqueda de la divinidad sea sólo un correlato (excusa) de mi sentimiento de inadecuación (quiero salir de este mundo, no tengo nada que ver con él, quiero esconderme en una existencia superior). An easy way out. Siento nostalgia por esos tiempos en que me sentía embriagada de espiritualidad y trascendencia. Otra vez el deseo de volver el tiempo atrás.

1 comentario:

Federico dijo...

para qué seguir intentando? No alcanza con la música, arte y algunas personas?
Si querés te presto mi credo. Podés modificarlo también, es cortito