martes, 5 de mayo de 2009

El extranjero

«¿No tiene usted, pues, esperanza alguna y vive pensando que va a morir por entero?» «Sí», le respondí.

Bajó entonces la cabeza y volvió a sentarse. Me dijo que me compadecía. Juzgaba imposible que un hombre pudiese soportar esto. Yo sentí solamente que él comenzaba a aburrirme. Me aparté a mi vez y fui hacia la claraboya. Me apoyé con el hombro contra la pared. Sin seguirlo bien, oí que comenzaba a interrogarme otra vez. Hablaba con voz inquieta y apremiante. Entonces, no sé por qué, algo se rompió dentro de mí. Me puse a gritar a voz en cuello y le insulté y le dije que no rogara y que más le valía arder que desaparecer. Parecía estar tan seguro, ¿no es cierto? Sin embargo, ninguna de sus certezas valía lo que un cabello de mujer. Ni siquiera estaba seguro de estar vivo, puesto que vivía como un muerto. Me parecía tener las manos vacías. Pero estaba seguro de mí, seguro de todo, más seguro que él, seguro de mi vida y de esta muerte que iba a llegar. Sí, no tenía más que esto. Pero, por lo menos, poseía esta verdad, tanto como ella me poseía a mí. Yo había tenido razón, tenía todavía razón, tenía siempre razón. Había vivido de tal manera y hubiera podido vivir de tal otra. Había hecho esto y no había hecho aquello. No había hecho tal cosa en tanto que había hecho esta otra. ¿Y después? Era como si durante toda la vida hubiese esperado este minuto... y esta brevísima alba en la que quedaría justificado. Nada, nada tenía importancia, y yo sabía bien por qué. También él sabía por qué. Desde lo hondo de mi porvenir, durante toda esta vida absurda que había llevado, subía hacia mí un soplo oscuro a través de los años que aún no habían llegado, y este soplo igualaba a su paso todo lo que me proponían entonces, en los años no más reales que los que estaba viviendo. ¡Qué me importaban la muerte de los otros, el amor de una madre! ¡Qué me importaban su Dios, las vidas que uno elige, los destinos que uno escoge, desde que un único destino debía de escogerme a mí y conmigo a millares de privilegiados que, como él, se decían hermanos míos! ¿Comprendía, comprendía pues? Todo el mundo era privilegiado. No había más que privilegiados. También a los otros los condenarían un día. También a él lo condenarían.

Camus, El extranjero

(recopilación malintencionada)

5 comentarios:

Fede dijo...

Lo leí ese libro...y hasta ahí llegue con Camus. Me quedó la frase "el ser humano termina acostumbrándose a cualquier cosa"...tan terrible como interesante.

Solveig A. dijo...

siii, a mí también me impresionó eso de que en definitiva uno se adapta a cualquier situación! yo intenté con El mito de sísifo, pero me superó! ahí habla de que el sicuidio es el único problema filosófico que vale la pena estudiar...

Fede dijo...

escribite algo daleee!!!

Solveig A. dijo...

"I feel absolutely nothing, the words are out of ink, the words you know are out of ink"
Radiohead, oh yeahhh

Fede dijo...

Eso por ir tanto a la iglesia, jajaja. (que denso que soy)

Ya se me pasó un poco la radiohead manía. Igual todavía sigo flasheando con los discos cuando los escucho, espero que no se me pase nunca!