miércoles, 10 de diciembre de 2008

Espora humana

Lunes, otra vez. Dispersa, echando golpes al viento, sintiéndome como una espora humana, esparciendo mis tentáculos en un intento desesperado por atrapar el mundo, creciendo desmesuradamente en una carrera hacia el sinsentido.


"Me siento absurda y humildemente grande, no como un megalómano, sino como una espora humana, como la esponja muerta de la vida hinchada hasta la saturación"
(Miller)

"Sentía que no era ya un hombre, sino una llaga cubierta de piel, que se pasmaba y gritaba a cada latido de sus venas. Y sin embargo, vivía. Vivía simultáneamente en el alejamiento y en la espantosa proximidad de su cuerpo. El ya no era ya un organismo envasando sufrimientos, sino algo más inhumano... quizá eso... un monstruo enroscado en sí mismo en el negro vientre de la pieza. Cada capa de oscuridad que descendía de sus párpados era un tejido placentario que lo aislaba más y más del universo de los hombres"
(Arlt)

Worn out. Scatterbrain.

2 comentarios:

Antoine Chjneskov dijo...

Gracias por Pessoa.

Solveig A. dijo...

Me alegro que te haya gustado.
Pessoa es un camino de ida...