martes, 20 de mayo de 2014

No está tan mal

En la vida sólo quise una cosa, una única cosa que siempre me fue negada. Mientras tanto, el resto de las cosas que se me ofrecen no hacen mella en mí. Pero a la vez también, accidentalmente, a veces hago cosas que significan algo para otros. Soy un héroe imprevisto. No está tan mal.
Sufro mucho, pero a veces me alegro de ser esto y no lo otro, de estar un poco apartada de las cosas, de que mi vida haya seguido caminos sutilmente inesperados, de no tener miedo.
Miento: de algo sí tengo miedo y es de no poder volver a escribir. Tengo tantos papeles empezados por ahí y nada ve su resolución, todo se pierde en el decir nada. Seguramente esto también se perdería si no fuera que necesito expulsarlo, dar este manotazo de ahogado, decir, ya escribí algo, ves?
Bueno, no está tan mal.

1 comentario:

Gabrielli dijo...

En mi caso la cosa negada ocurrió no hace tanto, y está relacionada con una persona. Y sí, cada tanto pega duro pero la verdad no me arrepiento para nada. Es más, lo volvería a hacer una y mil veces. Dicen que uno se arrepiente de las cosas que no hizo con convicción, no?

Por cierto, no decir nada es no pensar. Uno expresa, aunque quede en la mera idea o un esbozo que (quizás) termine en un tachito, pero que se dice, se dice. De última, faltará esa palabra mágica que nos hace de disparador y no paramos de escribir hasta que no demos más, pero que se dice, se dice.

Saludos!