miércoles, 24 de noviembre de 2010

Elogio de la lentitud

¿Cuándo fue que perdí la paciencia? ¿Cuándo dejé de tolerar el presente, por andar imaginando caminos que se bifurcan en mil direcciones? Ahora resulta que todo me parece una pérdida de tiempo: tengo que regar las plantas y, apenas empiezo, ya estoy pensando en cuándo termino (qué cantidad de plantas tiene mi vieja, para qué cuernos sirven todas estas plantas, a esas de allá arriba no las pienso regar). Salgo del trabajo y parece cuestión de vida o muerte andar a las corridas hasta el subte y subir en el vagón que me deja exactamente frente a la salida más próxima a mi destino. Todas las filas me molestan, los semáforos me exasperan. Y yo me pregunto ¿para qué estoy reservando todo este tiempo?, ¿qué cosa más trascendental se supone que tendría que estar haciendo? Salvar al mundo, derrotar a los 7 malvados ex's de Ramona Flores? Basta, mil veces basta. Voy a calentar mi comida en el microondas y prometo esperar a que termine el proceso y suene el reloj. Lo prometo.

9 comentarios:

Pablo dijo...

Si, mejor esperá que los ravioles congelados son un bajon sino! jajajaja!

Son épocas calculo yo, no voy a escribir mucho a ver si te enojas que te comentan demasiado! jajajjaa!

Beso

El Gaucho Santillán dijo...

Me pasa lo mismo.

corro a casa, sin saber porquè!

Pero entonces me sirvo algo fresco, y me siento bajo los àrboles.

Y digo que es por eso.

Un abrazo.

Seba dijo...

Uno no se da cuenta pero la vida de la cuidad te come vivo. Sin que uno lo sepa, de repente se encuentra haciendo las mismas cosas que antes le criticaba a mucha gente: enojarse por la lentitud de una viejita, desesperarse por agarra un asiento en un subte, enojarse por lo semáforos, cruzar mal la calle, etc.
Yo trato de tener suficiencia y aportar mi granito de arena, pero es difícil, esta ciudad te aliena (?).

SOL dijo...

Te vendría bien hacer yoga...

breins dijo...

Puede ser ansiedad. O puede que no disfrutes lo que hacés. Alguna vez leí por ahí que no tiene sentido ir rápido si no sabemos dónde vamos.

Nina Regina dijo...

Tal cual, tomo los comentarios de todos! el yoga es una idea que tengo que poner en práctica próximamente y Breins, diste en la tecla! "no hay vientos favorables si no sabes adónde vas"

gracias!!

Frestón dijo...

Volar el uso del microondas es algo que podés hacer para cortar un poco con eso!
Parece una boludez... de hecho tal vez lo sea, pero el microondas es un objeto pensado para ganar tiempo! Cocinar algo, y sentarse a comerlo, y luego hacer una tranquila sobremesa hablando con alguien o bebiendo un café o solamente pensando es una manera de elogiar la lentitud y desacelerarse un poquito, apenas en lo que uno pueda.

efa dijo...

habrá q armarse de paciencia mujer, o de lo q encuentres a mano.
Aaahh, muchas gracias por el cuento de Piglia. Un placer
Salud

Carlos dijo...

La idea es sólo sentarse, ver dentro de uno mismo, y ver realmente que es lo que deseamos y queremos conseguir en los días que nos quedan...el yoga puede ayudar a la instrospección pero no es cuestión sólo de yoga. Sólo pasa por darse cuenta de lo que uno desea, decidirse y hacerse cargo de la decisión.

Fue mi opinión nada más. :D

¡Saludos!