viernes, 17 de septiembre de 2010

¿Es lo mismo?

"...sólo quería preguntarles: en la próxima vida ¿quieren estar juntos o prefieren no volver a encontrarse?"
Agnes sabía que esa pregunta iba a llegar. Ese era el motivo por el cual quería estar con el invitado a solas. Sabía que en presencia de Paul no sería capaz de decir: "Ya no quiero estar con él". No puede decirlo delante de él y él no puede decirlo delante de ella, aunque es probable que también diera prioridad a intentar su próxima vida de otro modo y sin Agnes. Sólo que decir en voz alta en presencia del otro: "Ya no queremos estar juntos en la próxima vida, ya no queremos encontrarnos", es lo mismo que si dijeran "Entre nosotros no existe ni ha existido amor". Y eso precisamente no puede ser dicho en voz alta, porque toda su vida en común (veinte años ya de vida en común) está basada en la ilusión del amor, en una ilusión que ambos cuidadosamente alimentan y vigilan. Y por eso cada vez que se imagina esta escena y llega hasta la pregunta del invitado, sabe que capitulará y dirá contra su voluntad, contra su deseo: "Sí. Por supuesto. Quiero que en la próxima vida estemos juntos".
Pero hoy es la primera vez que se siente segura de que en presencia de Paul encontrará el valor de decir lo que quiere, lo que de verdad en lo más profundo de su alma quiere; está segura de que tendrá el valor, aún al precio de que todo lo que habia entre ellos se hunda.
"Preferimos no volver a encontrarnos". Estas palabras son como un portazo a la ilusión del amor.
La inmortalidad - Milan Kundera

13 comentarios:

Agnes dijo...

La idea de la inmortalidad es tortuosa. Si pudiera empezar de nuevo, tomaría las mismas decisiones, elegiría a las mimas personas? y, no obstante, si decido intentar algo distinto, eso hace caer el telón de la duda sobre mi existencia actual?

Sucuchito dijo...

Me gusta que lo que está fuera de discusión (para Kundera) es que el amor es una ilusión.

Pablo dijo...

No somos quienes para decidirlo, si lo hiciéramos previo a nuestra vida futura no podríamos tomar una decisión basada en cuestiones tan puntuales en toda una vida como un período de 20 años que como cantaría algún tango, no es nada.

Si el amor es una ilusión me parece genial, no es real? Y cual es el problema? De ilusiones vivimos y eso sí que es real!

El Gaucho Santillán dijo...

Como soy viudo, me he hecho esa pregunta muchas veces.

Y la verdad, es que quiero, y creo, que nos volvermos a encontrar.

Y soy quien soy, por las decisiones que he tomado. De lo contrario, serìa otra cosa.

Un abrazo.

Andre dijo...

Kundera es un capo...creo que no tengo nada más para decir.

Nina Regina dijo...

Es muy posible que el amor sea una ilusión, y eso no le resta valor. Sin embargo, lo que más me inquieta es lo que plantea acerca de que, si imagino mi próxima vida de otra manera, sin esa persona, es equivalente a decir que no existe ni nunca existió amor entre nosotros...me parece una perspectiva bastante cruel, sería lo mismo decir que, cuando se acaba el amor, es porque nunca existió...o quizás, al ser una ilusión, el final delamor sea simplemente el despertar a la realidad material y tangible de las cosas...

Nina Regina dijo...

y si, Kundera es lo máximo, siempre pone a pensar a esta cabeza hueca...

Fodor Lobson dijo...

La idealización del amor, como algo perfecto y eterno, es definitivamente ilusión.

efa dijo...

gran fragmento y que inicie con una pregunta que luego se irá revelando, mejor aún!
efa

El alter ego de Mabel dijo...

milan kundera, te digo la verdad, sos un hijo de puta. está todo mal con vos, milan kundera.

Frestón dijo...

Kundera.
También me desvela el muy desgraciado.

Sabados que hacen llorar dijo...

Se puede trazar un paralelo entre la idea de la inmortalidad de Kundera y el eterno retorno de Nietzsche?

Me gustó la idea de Kundera y también tu comentario. Mi duda es si se acaba el amor, o si en realidad se resignifica, pero no desaparece.

Mariana Art dijo...

Resucite mija resucite...